Conectarse

Recuperar mi contraseña

____________________________
Estacion: Verano
Institutos: De Vacaciones
____________________________
Elite
Últimos temas
» Ficha de Neaya
Miér Ene 02, 2013 9:54 pm por Neaya

» Himitsu no pettoakademi [Elite]
Miér Ene 02, 2013 5:14 pm por Invitado

» Aviso de Code Geass: Endless Dark
Mar Dic 11, 2012 4:42 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite] Reapertura
Jue Oct 25, 2012 9:30 pm por Invitado

» Humanoid City {Recién Nacido - Elite}
Jue Sep 13, 2012 2:17 pm por Invitado

» Yu Yu Hakusho Rol {Élite]
Miér Sep 12, 2012 9:59 pm por Invitado

» Black Rose Dimension [Elite]
Sáb Sep 01, 2012 6:53 pm por Invitado

» XXXWorld [Élite]
Miér Ago 29, 2012 1:22 am por Invitado

» Fairy Tail Sekai { Nuevo Foro - Recien Abierto } { Normal }
Sáb Ago 18, 2012 1:48 pm por Invitado

Créditos
Creative Commons License
St. Lucia & St. Marcus Academy by Angeline Durless & Chrome Astarte is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at st-lucia.foroes.org.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://st-lucia.foroes.org/.

La última pluma de un cuervo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La última pluma de un cuervo

Mensaje por Pioter Noir el Vie Nov 25, 2011 2:08 am

Una ligera luz que entraba cuando abrió la puerta rompió la soledad que hace tanto era la única huésped de la habitación 200, pero en su mente era igual, escuchaba a su ex manager diciendo "Tetsuo tienes dos minutos". Al entrar sintió como si la multitud lo abrumara como antes y trato de sonreír encantadamente, con todas sus fuerzas, saludando a los fans tratando de compartir un poco de esperanza igual que siempre (¡pobre iluso!), pero la paz sepulcral de la austera alcoba lo sorprendió y supuse entonces en esta su nueva vida, la que el había elegido, y no pudo contenerse su sonrisa perfecta imitada a los mejores se rompió como un espejo, mostrando en soledad una verdadera y gentil mueca que pudo verse incluso en la obscuridad completa de la habitación.

-¿Así es el amor? dijo Pioter de manera suave solo para si, y aprovechando que no habían aún muchas estudiantes en los dormitorios cercanos, se acompaño con un par de notas de una guitarra negra; sus largos dedos suavemente como caricias se escucharon por el pasillo y no hay para el conocedor ninguna duda era una sonata triste:

-sin mentiras empalagosas, ni ilusiones sombrías
sin flores en enero, ni simulaciones felices
dejame recordarte por siempre
ser infame a tu amor .... tsk


Quizá soy muy tonto!, viene a servir a una Ojou-sama que necesita de mi completa ayuda y devoción no hay tiempo para estas nimiedades, pensó; mientras guardaba esa guitarra en un rincón de la habitación como si la sepultara usando de mortaja carteles de sus viejas glorias, pero sin tristeza alguna, después de todo esta es su verdadera decisión, entrega un amor puro y desinteresado a través de ayudar a otros.

Después de algunos minutos de trabajo su habitación era ahora un perfecto equilibrio entre elegancia y orden, pareciendo mas los aposentos de un hotel de 5 estrellas quizá (asì de buenos son lso maestros de la Real Academia de Mayordomos de Londres je), pero con un toque muy varonil, incluso su perfume se había infiltrado y adueñado de la habitación; Finalmente con pasos decididos y elegantes que harían palidecer a de vergüenza a un reloj, Una imponente figura se acerco a un espejo luciendo su uniforme y su rojo mirar contemplo a un caballero de tersa piel y dueño de labios gruesos que se sabia fuerte y seguro de sí (inspiraría confianza)...

-Mañana comenzare a buscarte Ojou-sama... no, ya empece a hacerlo, no te arrepentirás de escogerme...

Quiso creer que la luna era su testigo pero muy probablemente alguien le espiara ¿quién podría ser?



Última edición por Pioter Noir el Miér Dic 07, 2011 3:06 pm, editado 1 vez

Pioter Noir
✶ C Rank Butler ✶
✶ C Rank Butler ✶

Mensajes : 355
Euros : 96
Fecha de inscripción : 23/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Freya I. Von Eichendorff el Miér Nov 30, 2011 6:03 pm

Freya a penas llevaba unas horas en la academia y ya se sentía perdida mientras que, paradójicamente, todo le recordaba a algo ya conocido. Había estado en demasiados sitios y eso hace que, al final, quieras o no, todo te suene a algo y nada en realidad.

Su mundo entero estaba colgando de un hilo y, sin embargo, nadie lo habría dicho. Era casi imposible descubrir tras su aspecto poderoso y seguro a la chica confusa, perdida y frágil que se escondía en su interior. Freya caminaba por la pasillos con sus azules ojos muy abiertos, quería que cada detalle de ese nuevo paisaje se injertara con fuerza en su mente, quería poder fingir que ese lugar era conocido, familiar... y pronto, muy pronto, estaba segura de que podría pasearse por esos pasillos como el alma de la fiesta, como si llevara una eternidad viviendo allí. Siempre lo hacía.

Su mente divagaba entre muchos pensamientos diversos pero la mayoría correspondían a la melancolía o a un sincero desprecio hacia muchas cosas y personas. El odio no la hacía mejor persona pero bloqueaba la tristeza, la convertía en alguien fuerte. Y la vida le había enseñado, a base de “tortas”, que ser fuerte es lo más importante. Claro que a menudo se trataba de una fortaleza intelectual o emocional.

Llevaba los cabellos, profundamente rojos, sueltos y caían desordenadamente a los lados. Llevaba un vestido largo, sobrio y elegante, que dejaba sus hombros al descubierto y tenía un pronunciado escote en la espalda. Su collar de siempre, único sentimentalismo que conservaba, seguía en su cuello, pegado a su blanca piel, casi como una segunda capa de esta. Abrió algunas puertas por el camino y vio las aulas vacías... aún había gente por los pasillos y algunos la miraban. Se sabía una extraña para todos ellos. Se limitó a sonreír levemente aunque hubiera deseado decirles: “ya sé que no pertenezco a este lugar, dejad de mirarme”.
Subió unas escaleras solitarias y, complacida, vio que por ahí no había nadie. Abrió una puerta, deseando apoyar la cabeza contra una pared, suspirar profundamente. Así lo hizo. Cerró los ojos y cuando los abrió se dio cuenta de que aquello era una habitación, aún con la espalda pegada a la pared giró levemente el rostro a un lado y se encontró a Pietor justo delante.

Se colocó firme de repente, con rapidez.
- ¿Es este su cuarto?-preguntó, contrariada.

Freya I. Von Eichendorff
● Ombra Rank ●
● Ombra Rank ●

Mensajes : 29
Euros : 26
Fecha de inscripción : 22/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Pioter Noir el Miér Nov 30, 2011 6:42 pm

Escondiendo la guitarra detrás de sus amplias espaldas hasta llevarla a algún rincón, trato entonces de sonreír, pero no pudo hacerlo de manera natural y por un brevísimo instante el rostro del joven mayordomo se mostro muy frio, había sido sorprendido en un momento muy intimo, más que haber sido visto desnudo; así que imito la más bella sonrisa que antes aprendió del rostro de Freya -Sama y se recompuso para saludarle con la propiedad adecuada.

Así es Von Eichendorff - Sama, por favor sírvase de ella a placer

A pesar de haberla visto muy poco era capaz de recordar cada facción y supo que ella necesitaba un lugar para refugiarse y en un rápido movimiento, cerro la cerradura y apago la luz de la habitación.

Puedes descansar aquí todo el tiempo que gustes Freya-sama, perdone que haga esto pero no sería conveniente que alguien crea que está aquí, y nadie ha venido por aquí últimamente por lo que dudo que la hayan visto entrar, pero así sin luz y si hablamos en voz baja o no lo hacemos nadie sospecharía nada (se acerco sigilosamente a la mesa casi como un gran felino)¿ gusta algo de tomar? ¿ té quizás o algo más fuerte? (mirándole con cuidado y sin acercarse mucho para no amenazarle pero con una sonrisa coronada por sus ojos rojos y ahora brillantes).

Realmente quería proteger la gala del apellido de Freya, pero la verdad es que también quería ocultar un poco de su pasado y siendo ella tan cosmopolita. quizá se daría cuenta de quien había sido en el pasado; Pioter no lo permitiria y esa sensación horrida de estar fuera de lugar en este momento le hizo comprender como se sentía la hermosa chica. Tomo entonces una pañoleta negra para servicio de su bolsillo derecho y se vendo los ojos diciendo:

Por favor no se preocupe por mí, disfrute de este refugio como si yo no estuviera presente y guardo un sepulcral silencio.

Pioter Noir
✶ C Rank Butler ✶
✶ C Rank Butler ✶

Mensajes : 355
Euros : 96
Fecha de inscripción : 23/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Freya I. Von Eichendorff el Miér Nov 30, 2011 8:12 pm

Freya sabía que se había irrumpido en un lugar “prohibido” y ajeno. Lo había hecho con pasos delicados, con sigilo, pero con la misma potencia de una apisonadora. Sabía, racionalmente, si lo pensaba lentamente, que ese era el momento en que debía pedir perdón... sin embargo, aunque no era algo sabio por su parte, no podía hacerlo. Una vez más le sorprendió la compostura y amabilidad de Pietor...

Aunque esta vez, por vez primera, las comisuras del joven habían tardado en alzarse en esa sonrisa que ya parecía caracterizarle. La pelirroja se quedó muy quieta, observando cómo él, con rapidez, cerraba la puerta y apagaba la luz. Su cabecita pensó mal pero los hechos no tardaron en dejarle claro que seguía tratándose de un caballero... y esas cosas. Sin embargo ella ya tenía agarrado su navaja, que tan bien llevaba camuflada en un bolsillo. Por suerte no llegó a sacarlo de ahí y él no pudo notarlo. Cuando alguien ha sufrido una experiencia... “complicada” aprende pronto que armarse en la mejor forma de evitar un mal peor.

Freya escuchó en silencio la explicación de él. Entendía que haberse metido ahí era comprometido para ambos pero sobretodo para el “qué dirán”.

No, no debería haber entrado aquí. Gracias.-susurró. Inconscientemente su tono era ya bajo antes de que dijera que debían hablar así. La pelirroja lo estaba pensando ¿acaso su apariencia hacía ver que, en efecto, solo necesitaba esconderse del mundo un rato? Esa no habría sido una buena señal para ella, que solía mostrarse impasible. Se sentó en la cama, con lentitud.

- No quiero nada, muchas gracias. Bueno, un poco de agua si tiene.-susurró, pensativa. La luz apagada la relajaba mucho. Freya estaba a punto de preguntarle si le había interrumpido en algo importante, porqué realmente se lo había parecido, cuando él cogió un pañuelo. La joven estaba intriga “¿Para qué...?” Tan pronto como descubrió la respuesta su ceño se frunció, juntando tanto las cejas que, durante un momento, parecieron una. No entendía por qué Pietor, por puro respeto, parecía incluso “fustigarse” a sí mimo. No lo comprendía y, desde luego, no iba a permitirlo. AL menos no si ella era la causa. Freya se puso en pie sigilosa, sin pretenderlo, y se acercó a él. Le quitó la venda de los ojos e involuntariamente sus manos rozaron el rostros del joven. Claro que ella no tenía reparos. Había vivido en la convulsa sociedad occidental, dónde el contacto físico era no solo inevitable sino tan necesario como el respirar.

Descubrió sus ojos y se mantuvo quieta, mirando fijamente para cuando su rojiza mirada se abriera a la penumbra de la sala.

- No pienso permitir que se arrincone en una esquina. Este es su mundo, su reino. Y yo soy solo una visita.-dijo con muchísima seguridad y seriedad. Aunque su voz era a penas un murmullo.

Freya I. Von Eichendorff
● Ombra Rank ●
● Ombra Rank ●

Mensajes : 29
Euros : 26
Fecha de inscripción : 22/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Pioter Noir el Jue Dic 01, 2011 1:19 pm

Pioter paro de sonreír y escapo de él un leve suspiro que no hubiera sido audible sino por el silencio absoluto, que solo ellos dos eran capaces de romper en ese edificio tan vacio ahora, que parecía estar abandonado.
Su mano derecha se deslizo gentilmente y respondiendo al frágil gesto de Freya aprisiono sus manos y la pañoleta sobre sus ojos un segundo...

No todo tiene que ver Con Von Eichendorff -Sama, es bien cierto que lo hago para proteger la intimidad que usted busca, pero también lo hago para protegerme de usted...

Muy probablemente estas palabras pudieran desconcertar a cualquiera, pero él sabía que este no sería el caso con ella.

Por otro lado no me privo de nada,(a excepción de su muy peligrosa belleza) así como puedo recordar hasta el último de sus cabellos, puedo recordar nuestras posiciones y cada objeto en esta habitación sin necesidad de ver; es así como entreno mi técnica especial. Así que su presencia no solo me es grata, me ayuda a entrenar.

Hizo una pausa y guiando las manos de ella tierna pero decididamente, se quito la venda y clavo su mirada en los ojos de Freya -sama, ese azul profundo que reflejado en sus ojos los hizo ver de un tono purpureo y misterioso. El joven francés estaba mostrando una faceta muy diferente ante ella, una faceta que podía intimidar a personas más tímidas incluso se pareció más a Tetsuo.

Acaricio apenas el rostro de freya y susurrando rompió ese silencio : Lo vez Freya-Sama nos parecemos más de lo que crees y debo aceptar que esa semejanza me intriga demasiado. Hizo una pausa como si las siguientes palabras escaparan de el pero sin dudar, dijo de manera firma: Por favor la próxima vez venga aquí por su propia voluntad.

Pioter Noir
✶ C Rank Butler ✶
✶ C Rank Butler ✶

Mensajes : 355
Euros : 96
Fecha de inscripción : 23/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Freya I. Von Eichendorff el Mar Dic 06, 2011 8:24 am

Noir aún tenía los ojos tapados y ella las manos sobre el pañuelo que quería hacer desaparecer. Escuchó su suspiro. La respuesta de Pietor, en cierta manera, le resultó sorprendente. Ella, que solía pensar sólo en sí misma, no se percató al principio de que él también podría haberlo hecho por sí mismo. Sin embargo, cuando le escuchó hablar, no tardó en entender el sentido de sus palabras. Le había interrumpido en un instante comprometido, de hecho lo había notado al entrar en la habitación... La pelirroja se preguntó automáticamente qué estaría haciendo o pensando que fuera tan importante y tan privado... como para que su irrupción le hubiera causado ese impacto al joven.

Freya, tan sincera y descarada como siempre, no pudo o no quiso evitar una sonrisa de medio lado, en cierta forma rebelde, cuando él habló de su belleza. Sabía que era guapa, atractiva... y todo eso. Sin embargo nadie solía decirlo con esas palabras, le resultaba curioso, a ella, que lo había oído muchas veces antes, de muchas formas distintas. De todas formas él aún tenía los ojos tapados.
Acudió en riguroso silencio a su explicación, quizás excusa aunque convincente, sobre el “entrenamiento” de la técnica secreta de Pietor. Acto seguido notó sus manos sobre las suyas, que la guiaban sobre la venda en los ojos. Para Freya, a diferencia de otras estiradas y angelicales alumnas del internado, ese gesto no resultó demasiado polémico. Su tacto era agradable, su piel era suave para ser hombre y el gesto resultó delicado.

- Me pregunto por qué te he sorprendido en un momento tan delicado...-murmuró simplemente, dejando muy claro que sabía el sentido de su irrupción, aunque sin intentar que lo explicara. Respetaba que, aunque fuera un mayordomo, sus sentimientos y emociones no estaban a su servicio y mucho menos cuando ella no le había escogido a él.
No quiero que entrenes conmigo, no ahora. Eso me priva de tu compañía. Quizás no es lo que buscaba cuando entré... pero es lo que deseo ahora.-murmuró. Lo dijo incluso después de que los ojos rojos, brillantes y penetrantes, de Pietor se estamparan contra los suyos en la semi oscuridad de la sala. Ese gesto le pareció muy directo para ser de él pero podía aguantar su mirada sin dificultad. A fin de cuentas uno de sus pasatiempos era retar con la mirada a desconocidos en la calle... Se puso en pie, alejándose de él con una sonrisa leve, enigmática.

- Aunque quizás debería irme ya.- murmuró acercándose a la puerta.

Freya I. Von Eichendorff
● Ombra Rank ●
● Ombra Rank ●

Mensajes : 29
Euros : 26
Fecha de inscripción : 22/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Pioter Noir el Mar Dic 06, 2011 2:37 pm

-No soy nadie para impedírselo sin embargo me gustaría hacerle la petición de quedarse-, dejo levemente caer cabeza hacia la derecha sonriendo de manera apacible y buscando su mirada, como suelen hacer los gatos.

-Además no me permitiría jamas que usted piense que puedo ser un mal anfitrión- Acercándose a servir agua en una bella y fina copa de cristal cortado que ofreció a la chica en una bandeja plateada (como si este fuera por si mismo un símbolo) con completo profesionalismo, pero deteniéndose mas cerca de ella de lo que un mayordomo haría. -Por favor quédese-dijo el joven en ese tono seguro y cálido, demasiado cercano que ya era familiar para ella, estaba siendo honesto, eso era una completa certeza, que no trato de disimular. Aunque reflexionando pensó que se había extralimitado aunque no era suya ella seguía siendo una Ojou así que trato de disculparse entregándole algo que era solo suyo.

Incluso le mostrare algo que espero se convierta en nuestro pequeño secreto y que dará respuesta a su pregunta Señalo entonces esa vieja guitarra de la que minutos atrás había venido esa triste canción.

Ya era entrada la noche ambos sabían que si esta conversación continuaba los sorprendente el día mientras intercambiaban palabras y aunque el joven sentía una legitima preocupación por la imagen pública de la Ojou. también podía darse cuenta que ella era tan fuerte que no habría un comentario malsano que pudiera hacerle mella, así que sin mas solo hizo un ademan para que Von Eichendorff - Sama contemplara la esplendida luna, fantasma de los recuerdos minuciosos y los secretos revelados, que esa noche les obsequiaba, una luna que desde esa habitación obscura lo era prácticamente todo.

Pioter Noir
✶ C Rank Butler ✶
✶ C Rank Butler ✶

Mensajes : 355
Euros : 96
Fecha de inscripción : 23/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Pioter Noir el Miér Dic 07, 2011 3:25 pm

-No he sido completamente honesto con usted- en un tono melancólico que hizo que su profunda mirada escarlata se quebrada por un instante en un vitral de tonos rosados. -Mi nombre es Pioter Noir, Shitsujo Rango "c", también conocido como Tetsuo Kuroikarasu ex miembro de los Black Wings.-

Esta era probablemente la primera vez que el había pronunciado ambos nombres juntos en una sola oración, pero mas importante aún, era la primera vez que compartía esto con otro ser humano. Con el pecho abierto estaba mostrando su corazón completamente expuesto ante está chica. Que la hacia tan especial? por que le inspiraba esta confianza? sería su fuerza? su carácter? No, había algo más... y estaba descartada su encantadora mirada que aunque poderosa jamas hubiera podido arrancarle tal secreto, llego a su mente de pronto. Freya von Eichendorff -Sama necesitaba alguien en quien confiar igual que el.


Pioter Noir
✶ C Rank Butler ✶
✶ C Rank Butler ✶

Mensajes : 355
Euros : 96
Fecha de inscripción : 23/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Freya I. Von Eichendorff el Miér Dic 07, 2011 4:29 pm

Freya no podía entender por qué Pietor era tan sincero ahora pero le resultaba algo agradable, necesitaba hablar de vez en cuando con alguien totalmente franco.

Le escuchó hablar largamente sobre lo que debía o no debía ser, por lo que uno u otro quería... Quizás exageraba mucho pero bueno, le inspiraba confianza. La pelirroja observó como él le servía la copa de forma muy profesional, no se percató de la cercanía pues estaba acostumbrada a no tener mucho espacio vital en los desfiles... Cogió la copa con suma delacadeza, el cristal era fino y elegante. Bebió, no sin antes olisquearla muy sutilmente. Siempre albergaría algo de desconfianza por la vida que había llevado. Era inevitable.

- Jamás pensaría que ere sun mal anfitrión.-dijo en cuanto le escuchó. Estaba bastante lejos de eso.- Me quedaré si me muestras eso...-murmuró, con curiosidad.

Y finalmente la presentación. Freya pudo notar que resultó algo importante para él, parecía estar abriéndose... No pudo evitar enarcar levemente una ceja mientras escuchaba. Era una presentación bastante impactante y, sobre todo, incomprensible.

-Tetsuo... ¿Entonces Pietor Noir no es tu nombre real? ¿Se trata de una especie de identidad ficticia que otros mayordomos también se crean al entrar aquí?- realmente un millón de duas la asaltaron en ese momento. Se dio cuenta de que no sabía absolutamente nada sobre ese lugar y sus tradiciones y costumbres. De nuevo, era una extraña en un pequeño mundo ya formado y nutrido.

Freya I. Von Eichendorff
● Ombra Rank ●
● Ombra Rank ●

Mensajes : 29
Euros : 26
Fecha de inscripción : 22/11/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Pioter Noir el Jue Dic 08, 2011 3:48 pm

Esa luna alba era un duro juez, de aquellos que no permiten una sola mentira en la corte; arrinconado entre el celeste de unos ojos enmarcaros por un gesto de duda y un abismo sin fondo que era su pasado, tuvo que enfrentarlos no porque estos representaran menos peligro sino porque en caso de morir por ellos, dejaría tras de si un recuerdo más honorable.

Tomo la guitarra que había escondido en la obscuridad del olvido - Mucho me gustaría poder decir que sí a la pregunta de Von Eichendorff -sama, sin embargo eso es algo que desconozco. Titubeo su garganta estaba seca hubiera deseado un cigarrillo, pero los había abandonado en la academia para no tener ningún conflicto con una futura Ojou-sama que odiara ese habito, después de todo así era él, nunca a medias entregaba todo o nada de manera plena .

Y correspondiendo la confianza de eso ojos azules, o mejor dicho no atentando contra su inteligencia simplemente conto su historia:
-No siempre es fácil servir a alguien más, en algún momento todos los Shitsujis y Maids se preguntan por qué servir a alguien más y en algún momento simplemente tienen que decir "no", ese origen de rebeldía que existe en las Ojous hacia su destino, deja de sernos ajenos algunos nacemos con este destino.


Sonrió un poco recordando con gusto un momento lejano, mientras su mirada se perdía en el tiempo y la blanca luna mientras quería pensar que esa persona tan especial para él, también la estaba mirando -En mi caso tuve éxito pude abandonar esta vida durante un viaje a Japón, me uní a una banda re Rock y ellos me nombraron Tetsuo Kuroikarasu (creo que adopte un pseudónimo por que inconscientemente sabia que ese no era mi destino) y a pesar del éxito y el dinero no encontré la felicidad... quizá usted Von Eichendorff -sama entienda eso. Mientras suspiro leve y apaciblemente como guardándose un poco del relato -Ahora estoy de regreso, pero no poder olvidar no siempre es una bendición, me avergüenza haberme alejado de mi camino "mostrar amor sirviendo desinteresadamente"-

Enmudeció feliz, de alguna manera sabia que ella comprendía un poco de su sentir y con cuidado hizo susurrar a su guitarra un par de notas de sus viejas y famosas canciones llamada sin la memoria no me falla "La sombra de un reflejo"

-Dígame y perdone que se lo pregunte tan abiertamente ¿alguna vez a pensado en abandonarlo todo y escapar? sí es así permitame ayudarle aunque sea escuchándola de vez en esta habitación, que se volverá espero... la cripta de muchos secretos-

Pioter Noir
✶ C Rank Butler ✶
✶ C Rank Butler ✶

Mensajes : 355
Euros : 96
Fecha de inscripción : 23/11/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última pluma de un cuervo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:58 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.